Cuando hablamos de instalaciones fotovoltaicas se nos viene a la cabeza las clásica instalación para uso particular dedicada exclusivamente para calentar el agua de una casa o apoyar en electricidad. Esa instalación que se nos viene a la mente es una de todas las que se pueden realizar tanto en hogares como en empresas. Hoy queremos enseñaros los tipos de instalaciones fotovoltaicas que se pueden realizar y como se clasifican en función de su uso.

Autoconsumo Fotovoltaico

Una instalación de autoconsumo fotovoltaico es una instalación que genera energía solar para ser consumida en la propia instalación. Se diseñan para que la mayoría de la energía generada sea autoconsumida en la propia instalación. Mantienen la conexión a red eléctrica para que el usuario pueda tener la misma calidad de suministro y su consumo no sólo se limite a la fotovoltaica. Si se generan excedentes, la normativa actual permite compensarlos para que esa energía excedentaria nos reporte algún ahorro.

Autoconsumo Aislado

Son instalaciones que no tienen acceso a la red eléctrica de las compañías distribuidoras. Se caracterizan porque el consumidor debe ser autosuficiente. En este tipo de sistemas es muy importante un buen diseño para que el usuario no tenga problemas de suministro en un uso normal de la instalación. Normalmente estará compuesta de Módulos fotovoltaicos y/o otros tipos de renovables, baterías, inversores y cargadores de batería. En la actualidad se instalan distintos tipos de baterías pero en todos los casos suele ser el elemento más caro de la instalación. El litio o las baterías de plomo-ácido son las tecnologías más utilizadas. Es recomendable tener algún tipo de fuente de apoyo a las renovables o distintas tecnologías de generación para ahorrar en baterías.

Instalaciones de Venta de Energía

Se trata de grandes instalaciones fotovoltaicas en huertos solares. La energía se genera para ser vendida a la red, por lo que el coste, a estos precios de mercado tan bajo sólo será rentable si las instalaciones son muy grandes. En la actualidad la venta de energía fotovoltaica no está primada, por lo que la venta es a Pool eléctrico directamente o mediante contratos bilaterales de venta. Normalmente se instalan muy cerca de subestaciones eléctricas preparados para soportar la potencia instalada

Bombeo Solar

Se trata de generar la energía para un sistema de bombeo para extracción de agua o para riego y de esta manera funcionará principalmente en las horas de producción solar. En este tipo de instalaciones se evita la instalación de baterías, que alargan el periodo de amortización. Es clave un buen diseño del sistema de bombeo y de la propia instalación fotovoltaica para que las horas de bombeo necesarias sean cubiertas. Es muy importante que el sistema tenga un buen protocolo de funcionamiento ante las nubes para que el bombeo no sufra en el funcionamiento normal.